viernes, 18 de marzo de 2016

El búho como símbolo de la Filosofía





El símbolo de la filosofía es el búho, por ser:
  • un ave solitaria (soledad necesaria para filosofar), 
  • con buena visión, más en la oscuridad (la Filosofía descubre cuestiones ocultas, profundas sobre los tema que reflexiona), 
  • que contempla desde lo alto (la Filosofía busca contemplar la Verdad), 
  • tiene una visión de 360 grados (la Filosofía intenta tener una mirada completa de las cosas sobre las que reflexiona). 

La tradición de representar a la filosofía con la imagen de un búho procede, curiosamente, de una confusión.

En su obra “Filosofía del derecho”, Hegel hace referencia al "búho de Minerva" como símbolo de la filosofía, pues la filosofía llega siempre tarde, cuando la realidad a pensar ya se ha cumplido. Como teórico, el filósofo se parece al búho: emprende el vuelo precisamente cuando cae el crepúsculo.

También Aristóteles escribió que el filósofo, como las aves nocturnas, debe ser capaz de ver donde sólo hay oscuridad y confusión (en sentido metafórico, claro está).

Esta imagen afortunada del búho, que observa "a toro pasado" y en la oscuridad, la tomaron estos autores de la antigua Diosa Minerva (traducción romana de la Atenea de los griegos). Minerva (o Atenea), como diosa sabia, se representaba frecuentemente con una lechuza sobre su hombro, detalle este último de especial importancia, pues donde había que traducir "lechuza", muchos traducen por error "búho". Decimos que el detalle es de importancia porque las lechuzas son pequeñas y no suelen alcanzar el medio kg. de peso, mientras que los búhos sobrepasan frecuentemente los 2 kg. y pueden medir 70 cms de altura.

En la mitología griega, el mochuelo de Atenea es el ave que acompaña a Atenea, diosa de la sabiduría, las artes, las técnicas de la guerra, además de la protectora de la ciudad de Atenas y la patrona de los artesanos; la diosa romana correspondiente es Minerva. El mochuelo de Atenea ha sido utilizado en la cultura occidental como símbolo de la filosofía.

Se le ha atribuido erróneamente y durante siglos los nombres de «lechuza de Atenea» y «búho de Atenea», cuando se trata en realidad del mochuelo común europeo, especie cuyo nombre científico es precisamente Athene noctua.
(Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Mochuelo_de_Atenea)


Si el búho es el símbolo de la filosofía, lo es porque sus ojos representan la inteligencia, simbolizando la sabiduría y el conocimiento. A esta ave que ve de noche, como al sabio, ninguna cosa se le esconde por más encubierta que parezca. Es su visión siempre a medias, revocable, que siempre exige volver a mirar, abrir perspectivas, superar apariencias, reconsiderar la cosas para adquirir de ellas el conocimiento menos distorsionado posible.

"Así como esta ave está de día escondida y retraída en lugares oscuros, apartada de la conversación de las otras aves, así el sabio con deseo de la especulación se retrae a lugares solitarios, porque en la familiaridad y frecuencia de la gente no hay quieto reposo para filosofar; y porque el contemplar y considerar tiene más fuerza de noche que de día" (Juan Pérez de Moya- 1585).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario